‘La desesperación de Melesio’, columna de Guillermo Ibarra

Por Guillermo Ibarra

Ni en el peor de los escenarios previstos Héctor Melesio Cuén Ojeda, que tiene más de quince años promoviéndose como figura política y con varias candidaturas en su haber, se hubiese imaginado que casi sin hacer campaña, sin estructura política y estar alejado de los reflectores, Rubén Rocha Moya de Morena (Juntos Haremos Historia), estuviera por encima en las preferencias para Senador por Sinaloa en estas elecciones 2018.

Fuente: https://politico.mx/central-electoral/elecciones-2018/congreso/encuestas-perfilan-que-senado-será-entre-morena-y-el-frente/

De poco le ha servido construir con la complicidad de autoridades federales y estatales, y de poderes fácticos, un partido político estatal y usufructuar a la Universidad Autónoma de Sinaloa como una corporación bajo su control.

El “efecto” Andrés Manuel López Obrador está arrastrando preferencias de votación en la mayoría de los estados de la república y resultan damnificados el PRI y sus aliados, pero también los presuntos opositores de México al Frente del PAN-PRD-MC, del cual se ha colgado el PAS para participar en los comicios locales y federales.

La plataforma política del PAS-UAS le permitió a Cuén ser Presidente Municipal de Culiacán y diputado local, aunque no le alcanzó para ganar la Senaduría en 2012, ni la gubernatura de Sinaloa en 2016.

Su actual postulación para Senador por la vía de Movimiento Ciudadano al interior del Frente ha si accidentada. De todas las organizaciones que la integran, el PAN es el único organismo con alguna fuerza, sin embargo, se está haciendo añicos con la imposición de la candidatura de Ricardo Anaya y la fragmentación de ese partido, cuyos pedazos están siendo arrebatados por fracciones y cacicazgos en todo el país.

En Sinaloa el PAN es ahora un aparato en manos de unos cuantos liderados por Adolfo Rojo Montoya que se ha ganado el rechazo de propios y extraños. Los escándalos han llegado tan lejos que hasta Melesio Cuén aparece como apaciguador de las reyertas internas.

¿Quién lo hubiera pensado, siquiera?

Las últimas encuestas colocan en Sinaloa al Frente por debajo en preferencias de las coaliciones de Morena y del PRI, Rocha y Mario Zamora aparecen como punteros. Manuel Clouthier (Otro en la gráfica), candidato independiente, se encuentra en un proceso de alcance de los tres.

Es posible que ya iniciadas las campañas la distancia crezca de forma irreversible, aparezcan Clouthier y Rocha como punteros, y Zamora y Cuén como los grandes perdedores.

El proyecto político del PAS se podría ir a la basura.

Ellos saben que una derrota en 2018 podría ser el principio del fin de su control arbitrario y antiacadémico de la UAS. El divisionismo cobraría lugar entre sus filas, aparecerían traidores; y sus líderes Cuén, Corrales y Guerra Liera quizás resultasen sacrificados por sus segundones con tal de avenirse con el nuevo grupo en el poder.

Vislumbrar esta posibilidad los tiene crispados.

En los múltiples periódicos digitales habilitados por el PAS-UAS en redes sociales, para su guerra sucia, han arreciado los ataques contra Rocha Moya, a quien los embates de los escribanos de Cuén parecen no distraerlo.

Se antoja más fácil que saliera el sol a media noche, a que Rubén Rocha se suba a ese ring.

En días recientes, el portal Izquierda.mx especuló de la posible caída de la candidatura del badiraguatense como Senador por Morena, inventando intrigas para tranquilizarse ellos mismos, puesto que es difícil tomar en serio sus “reportajes”.

En ese pasquín digital – disfrazado de izquierda- se alude a un pretendido documento estratégico que revelaría la decisión de AMLO para cambiar de candidato a la Senaduría por Sinaloa:

“La candidatura de Rocha se sustenta en mentiras, en falsos reportes”, dice el más reciente diagnóstico/investigación del equipo de seguimiento del “Caso Sinaloa” que se enlazó al gabinete de la campaña de Andrés Manuel López Obrador. “Es una candidatura confeccionada estratégicamente por el PRI para ‘desfondar’ desde adentro a Morena y en el caso del triunfo de la contienda presidencial que la ‘mafia del poder’ tenga cerca de Obrador a alguien que los proteja o aleje de la acción de la justicia”, dice el reporte. “La candidatura al Senado de la República de Rubén Rocha se podría cancelar porque es miembro de la ‘mafia del poder’ en Sinaloa, porque le mintió a Obrador. Es necesario y urgente dar paso a un candidato más confiable, sin ligas ni intereses con personajes del PRI ni con empresarios ligados al gobernador Quirino Ordaz ni a los ex gobernadores Jesús Aguilar Padilla y Juan S. Millán”, sugiere el diagnóstico (http://bit.ly/2FyA24w).

Mientras tanto, los seguidores del PAS declaran abiertamente que votarán por AMLO y no por Anaya, lo cual debilita aún más al Frente y le resta seriedad a la candidatura de Melesio. ¿Qué pensarán los anayistas de esa veleidad?

La zozobra para el PAS crecerá una vez que inicie la campaña de Manuel Clouthier a quien realmente temen por su discurso frontal y tener amplio respaldo mediático local y federal. El Maquio dice que enfrentará a tres candidatos “priistas”.

Las publicaciones del PAS

Compartir
Artículo anteriorEn sexenio de Jesús Aguilar Padilla empresa relacionada con su hermano recibió más de 19 mdp en contratos estatales
Artículo siguiente‘Tu nombre chino’, de Juan Esmerio Navarro l Columna de Guillermo Ibarra
Profesor del doctorado en Estudios Regionales de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Doctor en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha sido también profesor de la UNAM, ENAH, e investigador en las Universidades de Illinois en Urbana Champaign, Universidad de California Los Ángeles y Universidad de Texas en Austin. Su campo de docencia es desarrollo regional, estudios urbanos, economía política y estudios de la globalización. Ha publicado trece libros de autor y doce coordinados en estos mismos campos, así como cuarenta artículos de investigación. Ha asesorado 30 tesis de licenciatura, maestría y doctorado, Es integrante del Sistema Nacional de Investigadores desde 1994 y actualmente es nivel III. Tiene experiencia en gestión institucional como Director de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la UAS, secretario académico de la UAS, Secretario Ejecutivo de ANUIES (región Noroeste), presidente de la Asociación Mexicana de Estudios Canadienses e integrante del Internacional Council for Canadian Studies.