Jorge Miller Benítez, generaciones encontradas l Columna de Guillermo Ibarra

Por Guillermo Ibarra

En un acto de congruencia y habiendo resistido una situación anómala hasta el final, Jorge Miller Benítez, renunció como director del Hospital Pediátrico de Sinaloa.

Al inicio de este gobierno, mediante una reforma legislativa que llevó a cabo el congreso local por consigna del gobernador, el hospital sufrió un cambio de estatus, de organismo descentralizado para incorporarse al sistema que controla la Secretaría de Salud de Sinaloa.

Aunque ya tenía problemas de déficit, el hospital ofrecía un servicio aceptable, pero con el cambio de personalidad jurídica se le dio un tiro de gracia, pues sus finanzas se agravaron y ni siquiera pudieron generar ingresos propios.

A los problemas laborales se sumaron conflictos con proveedores, carencia de insumos y medicamentos, hasta que explotó el escándalo obligando al gobernador Quirino Ordaz Coppel a atender los reclamos de las madres de hijos a los que les interrumpieron quimioterapias.

Al Hospitalito, como se dice popularmente, lo sacaron de Guatemala para meterlo en Guatepeor, demostrando que Quirino y su Secretario de Salud no tienen capacidad para vislumbrar escenarios donde puedan aparecer crisis.

Un recurso fácil es culpar a la voraz administración de Mario López Valdés, pero la crisis fue agravada por errores de política pública.

En una administración competitiva y transparente hubiera sido obligado a renunciar El Dr. Alfredo Román Messina, Secretario de Salud.

Lejos de ello, el gobernador quiso convertir a Jorge Miller en chivo expiatorio, a pesar de que se había retirado de forma decorosa, declarando que había cubierto una etapa de transición.

Cuando Quirino acudió a apagar el fuego, declaró que iba a “rescatar” a la institución, soslayando que las medidas de su gobierno lo habían hundido. “De no verse los cambios, el nuevo director, Miguel Ángel Garrido –dijo– también se irá” http://bit.ly/2HeIgf4

Es una lástima.

Jorge Miller era uno de los funcionarios que, a pesar de frisar los treinta años, conoce profundamente al hospital, al haber sido Director del Sistema Estatal DIF.

Es parte de una nueva generación de servidores públicos, con sólida formación académica, honesto, vocación solidaria, que está generando una forma diferente de ejercer la política.

Resulta emblemático del perfil del grupo en el poder en Sinaloa, que, en lugar de retirar por su incompetencia para el servicio público, a un sexagenario, cuya mayor experiencia está en el sector privado, que se maneja con afán de lucro, tenga que hacerse a un lado a un joven capacitado que significa cambio y una mejor manera de hacer las cosas.

El affaire del Pediátrico muestra que este gobierno carece de una visión adecuada sobre la problemática social, lo que genera conflictos que pueden evitarse. También nos hace reflexionar en que su visión de cómo impulsar el desarrollo de Sinaloa es igualmente caduca.

Al declarar sobre la baja calificación que Coparmex otorgó a los resultados de su administración, Quirino expuso el trabajo que lleva a cabo. Citaremos en extenso su declaración:

“Hemos trabajado, llevo un año, se ha trabajado intensamente en la inversión pública. Ha llegado más inversión a Sinaloa, hay obras en todos los municipios, hemos trabajado de la mano con el sector privado, con el sector social, hemos atendido las colonias, las sindicaturas, las grandes obras como es el acueducto, la gestión precisamente para que se concrete esta gran obra del puerto”, agregó.

“En el norte, la carretera Los Mochis-Topo, el ver la Badiraguato-Parral, el dren San Joachín, son obras de gran calado y enorme sentimiento social que van a traer un avance muy importante para Sinaloa, obviamente el ser sede del Tianguis Turístico para Sinaloa es un signo de confianza en el estado en un sector que trae un crecimiento muy importante, ahí están los números y eso va a permitir mostrar la cara que tiene Sinaloa y sobre todo que venga una mayor derrama de gente al estado y económica en consecuencia para que haya también mayor empleo”.

Tiene razón el Gobernador en que ha hecho un gran esfuerzo en obra pública, pero la competitividad regional no se logra solo con infraestructura, sino que requiere una estrategia integral que mejore las instituciones y la forma de gobernar.

La tardanza en implementar el sistema estatal anticorrupción, la impunidad que se acrecienta, la indetenible inseguridad, la omisa política de fomento educativo desde el nivel básico hasta el superior, la carencia de una estrategia alternativa para el campo, las inercias en el sistema de salud, no se van a resolver con inversiones en obra, sino generando capacidades de innovación organizativa, fortalecer el estado de derecho, recobrar la seguridad pública, erradicar los “moches” que parece siguen a la orden del día.

Esperemos que el cambio que se viene con el relevo presidencial no desestabilice al actual gobierno, pues es probable que ya no gobierne el grupo de Atlacomulco que lo favorece.

Sinaloa merece un gobierno con más imaginación y capacidad.

Dr. Alfredo Román Messina, Secretario de Salud de Sinaloa
Fuente: http://bit.ly/2Gg9Rvb

 

Mtro Jorge Miller Benitez. Fuente: Linea Directa. https://lineadirectaportal.com/publicacion.php?noticia=271227
Compartir
Artículo anteriorGasolineros de Sinaloa reportan alta caída en ventas a causa del huachicol
Artículo siguienteRealpolitik, Leninismo a la mexicana, columna de Guillermo Ibarra
Profesor del doctorado en Estudios Regionales de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Doctor en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha sido también profesor de la UNAM, ENAH, e investigador en las Universidades de Illinois en Urbana Champaign, Universidad de California Los Ángeles y Universidad de Texas en Austin. Su campo de docencia es desarrollo regional, estudios urbanos, economía política y estudios de la globalización. Ha publicado trece libros de autor y doce coordinados en estos mismos campos, así como cuarenta artículos de investigación. Ha asesorado 30 tesis de licenciatura, maestría y doctorado, Es integrante del Sistema Nacional de Investigadores desde 1994 y actualmente es nivel III. Tiene experiencia en gestión institucional como Director de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la UAS, secretario académico de la UAS, Secretario Ejecutivo de ANUIES (región Noroeste), presidente de la Asociación Mexicana de Estudios Canadienses e integrante del Internacional Council for Canadian Studies.