‘Manuel Clouthier Carrillo’, columna de Guillermo Ibarra

Por Guillermo Ibarra

Los precandidatos que encabezarán la fórmula para la senaduría por Sinaloa en diferentes coaliciones son: Mario Zamora por el PRI-PANAL y Partido Verde;  Héctor Melesio Cuén por el PAN-PRD y Movimiento Ciudadano; y  Rubén Rocha por Morena-PT y PES. Frente a ellos se tendrá un candidato independiente, que tiene mayor legitimidad que los demás al conseguir su registro por iniciativa propia y con el apoyo de 51 mil ciudadanos registrados en el padrón (http://bit.ly/2E5X1TP).

La validación por INE de más de 47 mil de esas firmas le aseguran aparecer en las boletas.

Los otros candidatos, fueron impuestos por las dirigencias de los partidos, “por dedazo”.

El empresario de Culiacán es, sin duda, el aspirante más auténtico, decidido, con un discurso sincero, sin medias tintas, comprometido con la restitución del estado de derecho en México, lo que implica combatir la corrupción, inseguridad pública, la lucha contra los poderes fácticos, la defensa de la transparencia y la rendición de cuentas, un verdadero equilibrio de poderes a nivel local y federal, y un sistema electoral equitativo, austero y eficiente. También se distingue por haber presentado su declaración tres de tres.

Las causas que defiende Clouthier son necesarias para que emerja un gobierno legítimo que pueda llevar a cabo de forma democrática y legal el conjunto de cambios que requiere el país para salir de la crisis de su modelo económico e institucional que han implantado los gobiernos del PRI y del PAN.

Este perfil le permitirá a Manuel disputar con posibilidades de ganar el escaño en el Senado como primera minoría.

Fuente: Riodoce (http://bit.ly/2E5X1TP).

El reto es difícil pero el desprestigio de las fórmulas partidarias obra a su favor, y es probable que sea gran beneficiario del voto cruzado de inconformes de las otras tres coaliciones.

En el caso de los votantes de la Universidad Autónoma de Sinaloa, es un error pensar que son un voto corporativo para Cuén del PAS, partido que tiene secuestrada políticamente a la institución y utilizará todos los recursos disponibles a su favor.

Manuel es el único candidato que los ha enfrentado públicamente, mientras Rocha ha señalado que no quiere ningún roce con el grupo de Melesio, es más, los quiere como aliados. Mario Zamora, por su parte, con buena imagen profesional, nunca ha tenido una definición frente a esa problemática y trae la pesada loza de desprestigio del PRI. Por ello, es probable que como candidato independiente obtenga gran votación entre los universitarios, si mantiene un discurso de crítica y denuncia contra las ilegalidades que cometen. Si no los incluye como tema de campaña, cometerá un grave error.

También los panistas tradicionales indignados por el naufragio en el que se encuentra el partido albiazul, le aportarán buena cantidad de votos.

Pero su mayor apuesta debe ser hacia los indefinidos y los que tradicionalmente no votan.

Para lograrlo necesita un nuevo discurso político que incluya otras preocupaciones de la población, como el fomento del empleo y el combate a la pobreza que no se logran automáticamente con un gobierno legítimo.

Los Estados Unidos son el ejemplo de cómo un país se ha convertido en una nación cada vez más desigual y sin oportunidades para la mayoría de sus habitantes, a pesar de la riqueza que genera y contar con instituciones sólidas.

La economía actual, a diferencia del vigente hasta la década de los ochenta, tiene una lógica corporativa, excluyente, que destruye plazas de trabajo y pauperiza los mercados laborales. El modelo anterior, aun con todas sus fallas y desigualdades, tenía una dinámica de inclusión, de repartición de la riqueza mediante el mejoramiento salarial y los servicios de seguridad social.

Si no se reorienta la economía de México para crear otra más incluyente y redistributiva, seguirán socavándose las bases de un modelo de vida decente para las nuevas generaciones.

Los millennials están cada vez más desencantados y viven una especie de enajenación de la cual hay que sacudirlos. Y ese objetivo se lo tiene que proponer Manuel si quiere el voto de los jóvenes. Están atrapados en el mundo frívolo de las redes sociales, las instituciones corruptas, el populismo consumista, la falta de expectativas laborales, lo que los hace indiferentes políticamente, y que no se dejan seducir por los discursos huecos y demagógicos de los candidatos tradicionales.

Están enajenados al no ejercer el sentido de solidaridad social, lealtad a los principios de la democracia y la vida civilizada. Les preocupa el consumo de aparatos, ropa, música, sentirse bien de manera simulada o vicaria.

El propósito a mediano plazo de Clouthier es ser gobernador de Sinaloa, debe entonces, desde esta campaña, ganarse el apoyo de los jóvenes y  generar la narrativa que le permita encabezar un nuevo modelo de desarrollo local.

Ya no solo se requiere depurar a las actuales instituciones, sino crear otras.

En el discurso de Manuel no ha estado suficientemente fuerte la agenda ambiental y requiere dar mayor centralidad al tema de derechos humanos.

El escenario apenas se está preparando, las encuestas ya no predicen el resultado final. La moneda está en el aire.

¿Podrá Manuel actualizar su discurso?

Fuente: Clouthier.mx
Compartir
Artículo anterior‘Educación y deudas pendientes’, columna La Montaña, de Oscar Loza
Artículo siguienteGrupo de ‘marinos malos’ fusiló a civiles, afirma RíoDoce en reportaje
Profesor del doctorado en Estudios Regionales de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Doctor en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha sido también profesor de la UNAM, ENAH, e investigador en las Universidades de Illinois en Urbana Champaign, Universidad de California Los Ángeles y Universidad de Texas en Austin. Su campo de docencia es desarrollo regional, estudios urbanos, economía política y estudios de la globalización. Ha publicado trece libros de autor y doce coordinados en estos mismos campos, así como cuarenta artículos de investigación. Ha asesorado 30 tesis de licenciatura, maestría y doctorado, Es integrante del Sistema Nacional de Investigadores desde 1994 y actualmente es nivel III. Tiene experiencia en gestión institucional como Director de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la UAS, secretario académico de la UAS, Secretario Ejecutivo de ANUIES (región Noroeste), presidente de la Asociación Mexicana de Estudios Canadienses e integrante del Internacional Council for Canadian Studies.