Guerra, Kate, El Chapo y Sean. UAS, quebrantada l Columna de Guillermo Ibarra

Por Guillermo Ibarra

Existen tantas evidencias de que las autoridades de la Universidad Autónoma de Sinaloa le prestaron las instalaciones de la reserva ecológica de Cosalá a Joaquín Guzmán Loera para reunirse con Kate del Castillo y Sean Pen, que toda negativa del rector Guerra Liera sobre este asunto, lo inculpará más.

Cuando Ríodoce publicó la noticia en octubre de 2016, Guerra lo negó con fanfarronería, pidiendo al semanario que se retractara y declarando que: “De haber estado la actriz en la reserva, añadió, le hubiera pedido un autógrafo”.

Ahora que la actriz a través de Netflix ha despejado las dudas de que así ocurrió, nada más falta que quieran que se muestre la selfie que se hubiese tomado el rector con los tres.

En la Reserva ecológica de la UAS. Como en su casa Fuente: http://riodoce.mx/

El tamaño del escándalo no se corresponde con las reacciones de la opinión pública ni del gobierno estatal y federal.

La sospecha de que una institución de la importancia y el tamaño de la UAS esté dirigida por un grupo que no sólo la ha convertido en un partido político dañando su integridad y calidad académica, sino que es capaz de establecer tratos con organizaciones que operan el tráfico de drogas y lavado de dinero a nivel internacional, como es el cártel de Sinaloa, implicaría en cualquier país, que la Secretaría de Gobernación, la Procuraduría General de la República o el Congreso Federal, tomara medidas cautelares para aclarar este atentado contra las instituciones. Sin embargo, pareciera que se trató de alguna infracción al bando de policía y buen gobierno.

Hace días la Procuraduría destituyó a Santiago Nieto, titular de la FEPADE, por supuesta violación a la ética de servidor público por hablar ante los medios de la investigación que la dependencia lleva a cabo en torno al escándalo que envuelve al ex director de PEMEX, Emilio Lozoya, por presuntos actos de corrupción, de recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht que canalizó luego a la campaña del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

Fue, de hecho, la Presidencia de la Republica quien lo ordenó. Y tan solo por hablar de un tema que es por todos conocido.

Si esas son las medidas que hay que tomar con los servidores públicos que faltan a sus responsabilidades, cómo proceder con el Rector de la UAS, ahora que hay elementos para considerar que quizás estuvo mintiendo respecto a la presencia del líder del cártel de Sinaloa en los espacios universitarios.

Ismael Bojórquez Perea, director de Ríodoce, confrontó en su última edición a las autoridades de la UAS, de forma directa:

“Se lo dije al rector, Juan Eulogio Guerra, nosotros no nos vamos a desdecir de lo que escribimos sobre la reunión que los actores Kate del Castillo y Sean Pen tuvieron con Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, en la reserva ecológica de la Universidad Autónoma de Sinaloa, ubicada en Cosalá. Lo que publicamos tenía sustento, confirmamos a ras de suelo todos los datos que teníamos y por eso tomamos la decisión de hacerlo. Nos pidió que nos retractáramos y le dijimos que no sabía de qué madera estaba hecho Ríodoce. Y le dijimos que la verdad se iría desgranando poco a poco. Nuestros testigos confirmaron plenamente la presencia del capo y los actores ese viernes 2 de octubre en la reserva; nos dijeron a qué horas habían llegado, lo que habían tragado y a qué horas se retiraron. Al hacerse pública el viernes pasado la serie de Netflix, “Cuando conocí al Chapo; la historia de Kate del Castillo”, queda demostrado fehacientemente que nosotros nunca mentimos. Y entonces sucede que, o el rector fue engañado, o fue cómplice consciente de ese encuentro. Y hay que recordar algo más: Ríodoce entrevistó al administrador de la reserva, Alfredo Leal y dijo que no era cierto lo que afirmábamos, porque él había estado ahí ese viernes y que podía afirmar que no tuvo lugar esa reunión. ¿Quién miente entonces en esta historia? ¿Ríodoce? ¿El rector? ¿El administrador? ¿O miente la Universidad? ¿Es un asunto institucional, rector Eulogio Guerra Liera, o es de personas? http://bit.ly/2h3XxUs

Juan Eulogio Guerra Liera, Rector de la UAS. Fuente:
http://bit.ly/2gEIOT1

No se podría argumentar, en este caso, que como la universidad es muy grande, no tienen control de quién entra y quién sale de sus instalaciones, pues en la UAS existe un control cuasi policiaco con cientos de vigilantes, orejas, delatores y cámaras de videovigilancia, que permiten que las autoridades se informen en tiempo real de cualquier “anomalía”.

Los vergonzosos episodios como expulsar a Manuel Clouthier cuando ofrecía una conferencia en la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas, impedir el acceso al Edificio Central al exrector Audomar Ahumada Quintero, prohibir el ingreso a Juan Antonio Lara, Consejero Universitario alumno  a la sesión de ese organismo por decenas de vigilantes, revelan el celo con que el rector Guerra Liera cuida el territorio universitario.

No nos engañemos, algo muy grave está pasando cuando en el campus universitario se prohíbe el acceso a legisladores, exrectores y consejeros universitarios, pero se facilita el ingreso a líderes de organizaciones delictivas como si fuesen personajes VIP.

Como primera medida cautelar debe renunciar Alfredo Leal como funcionario de la UAS. En segundo término, debe crearse una comisión independiente para que investigue los hechos y considerar la posibilidad de que Guerra Liera se retire de su puesto mientras se aclara esta situación.

¿Por qué en la FEPADE sí y en la UAS no? Alguien tiene que explicarlo.

Compartir
Artículo anteriorFilial de Odebrecht acompañó ‘de tiempo completo’ campaña de Peña Nieto
Artículo siguienteRío Subterráneo, de Inés Arredondo l Columna de Guillermo Ibarra
Profesor del doctorado en Estudios Regionales de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Doctor en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha sido también profesor de la UNAM, ENAH, e investigador en las Universidades de Illinois en Urbana Champaign, Universidad de California Los Ángeles y Universidad de Texas en Austin. Su campo de docencia es desarrollo regional, estudios urbanos, economía política y estudios de la globalización. Ha publicado trece libros de autor y doce coordinados en estos mismos campos, así como cuarenta artículos de investigación. Ha asesorado 30 tesis de licenciatura, maestría y doctorado, Es integrante del Sistema Nacional de Investigadores desde 1994 y actualmente es nivel III. Tiene experiencia en gestión institucional como Director de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la UAS, secretario académico de la UAS, Secretario Ejecutivo de ANUIES (región Noroeste), presidente de la Asociación Mexicana de Estudios Canadienses e integrante del Internacional Council for Canadian Studies.