Un bebé murió por infección en el hospital de Los Mochis

El Secretario de Salud federal, José Narro, explica las causas del fallecimiento de ocho bebés en el Hospital General de Los Mochis, Sinaloa. Foto: Comunicación Social del Gobierno del Estado de Sinaloa.

Por redacción rabiaytinta

Uno de los ocho recién nacidos que fallecieron en el Hospital General de Los Mochis murió por una “infección nosocomial” que pudo haber ocurrido en el edificio de atención de la salud. De acuerdo al diagnóstico, el pequeño murió por una neumonía asociada al manejo ventilatorio del hospital.

Según las investigaciones realizadas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) se determinó que cuatro casos corresponden a la condición de prematurez de los menores y tres más por infecciones ajenas al nosocomio.

“Quiero decirles también que hasta el momento no existen datos que una bacteria que ustedes en los medios incluso mencionaron el nombre (Escherichia coli, o E. Coli), no existe dato de que esta bacteria esté presente en el hospital y que haya sido la responsable de la muerte de estos niños”, dijo el comisionado federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, Julio Sánchez y Tepoz.

Los fallecimientos sucedieron entre el 13 y el 22 de julio.

El informe fue presentado en una conferencia de prensa realizada en el Hospital General de Los Mochis, donde estuvieron preferentes el gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel, el secretario de Salud federal, José Narro Robles, y el secretario de Salud de Sinaloa, Alfredo Román Messina.

Secretario, ¿confirma que un bebé de los ocho sí murió de una infección que contrajo aquí en el Hospital General, qué tipo de infección, esto quiere decir que sí hay entonces una bacteria, qué fue lo que pasó, qué protocolo sigue y continua el cerco epidemiológico en Sinaloa o qué plan de acción a seguir? –preguntó una reportera local del medio Luz Noticias.

Rocío, de Epidemiología, que ha estado estudiando los expedientes le voy a pedir que dé respuesta a su pregunta –respondió el secretario de Salud federal y ex Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Así, María del Rocío Sánchez Díaz, respondió: “Efectivamente, una de las ocho defunciones tiene un cuadro clínico sugestivo de infección nosocomial, desafortunadamente en este caso no tenemos aislamiento de la gente que causó la infección del pequeño. El diagnóstico que tiene el pequeño es neumonía y las neumonías sabemos que se asocian a manejo ventilatorio, es un riesgo que la mayoría de los hospitales tienen”.

Narro Robles explicó que se han hecho dos revisiones a fondo de las que se han obtenido un conjunto de recomendaciones que fueron entregadas al secretario de Salud estatal para que se puedan corregir.

Afirmó que también se ha realizado una revisión de los expedientes de los bebés internados, de las condiciones en las que llegaron y la identificación de los diagnósticos presuncionales y de las condiciones que llevaron a algunos de estos bebés al fallecimiento.

“Qué hemos hecho adicionalmente, identificar áreas que efectivamente nos tienen que conducir a tener un mejor servicio en toda la dimensión, qué quiero decir con esto, hemos tomado el compromiso que a más tardar el último día de agosto tendremos una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales remodelada y en condiciones que se asegure el correcto funcionamiento, que tenga el equipo necesario, que tenga las condiciones para dar el servicio con la más alta calidad”, dijo.

Autoridades locales y federales durante su visita al Hospital General de Los Mochis, Sinaloa.
Autoridades locales y federales durante su visita al Hospital General de Los Mochis. Foto: Gobierno del estado de Sinaloa.

ANTECEDENTES

Según investigaciones realizadas por la PGR en el Hospital General Regional número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Culiacán, 13 neonatos murieron a causa de que los cuneros estaban infectados con la bacteria Klebsiella Pneumoníae, agente causal de la sepsis, así como de Escherichia coli, o E. Coli, causante infecciones intestinales graves.

“Las muestras para los análisis fueron tomadas entre el 10 y el 28 de septiembre de 2015 tras las denuncias de al menos 23 decesos de menores en dicho hospital. Además se detectó que los cuneros tenían materiales de limpieza caducos y lámina oxidadas, según un documento entregado vía transparencia a la solicitud presentada por Francisco Cortez Mora, uno de los padres afectados quien demandó al IMSS por el fallecimiento de su hijo recién nacido”, publicó el diario Noroeste.