¡Calderón, para la guerra!, dijo la mayoría de la gente; él la mantuvo

Zorayda Gallegos

El 11 de diciembre de 2006, desde la residencia oficial de Los Pinos se anunció el inicio de la guerra contra el narco que marcaría los seis años de gestión del expresidente Felipe Calderón, y que heredaría a Enrique Peña Nieto y a los mexicanos. El entonces secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, escoltado por los titulares de la Marina y la Sedena, dijo que por órdenes del Ejecutivo federal se habían establecido acciones estratégicas para enfrentar al narcotráfico y a la delincuencia organizada. La primera acción era la Operación Conjunta Michoacán que consistía en el despliegue de más de cinco mil efectivos que erradicarían plantíos ilícitos, instalarían puestos de control para acotar el tráfico de enervantes en carreteras, y ejecutarían cateos y órdenes de aprehensión.

“Esto inmediatamente traerá la recuperación de los espacios públicos que la delincuencia organizada ha arrebatado; recuperación que acabará con la impunidad de los delincuentes que ponen en riesgo la salud de nuestros hijos y la tranquilidad de nuestras comunidades”, afirmó un optimista Ramírez Acuña.

Al día siguiente, el 12 de diciembre de 2006, Encuestadores Profesionales (Encpro) preguntaría a 800 mexicanos vía telefónica sobre la implementación de este operativo, donde arrancaba oficialmente la guerra contra el narcotráfico.

-Una de las acciones del operativo es la instalación de retenes y cateos. ¿Usted qué tanto aprueba o desaprueba la instalación de retenes y cateos? 

e1

-Con las acciones realizadas por el Gobierno Federal ¿usted cree que disminuirá o no disminuirá el narcotráfico y la delincuencia en Michoacán?

Sí disminuirá: 70.5%        No disminuirá: 22.2%          No respondió: 7.3

En la encuesta mandada a hacer por Presidencia se cuestionaba a los mexicanos si la opinión que se tenía del presidente Calderón mejoraba o empeoraba tras el anuncio de los operativos en Michoacán. El 64.5% dijo que mejoraba y el 3.1% que empeoraba.

El ánimo de la sociedad era de confianza en la acción militarizada del gobierno. Pero desde ese día la percepción empezó a cambiar: había iniciado la marcha militar hacía el desencanto social: ni los militares, la última arma, podrían parar el la metástasis del crimen organizado alimentada por la corrupción política institucional.

***

Desde el primer día que asumió la Presidencia de México, Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), anunció que la seguridad —junto a la reducción de la pobreza y la creación de empleos— sería una de las tres principales prioridades de su gobierno. El primero de diciembre de 2006, en el primer mensaje a la Nación que brindó desde el Auditorio Nacional, el mandatario del conservador Partido Acción Nacional (PAN) aseguró que encabezaría una lucha por recuperar la seguridad pública y la legalidad. Aunque advirtió que costaría tiempo, dinero y vidas humanas, ésta se ganaría. “Ordeno a los secretarios de Marina y Defensa a redoblar los esfuerzos para garantizar la seguridad nacional”, manifestó.

Ese mismo día, Encuestadores Profesionales (Encpro) realizó una encuesta telefónica a 500 personas sobre el tema. La primera de cientos que vendrían:

-En su discurso, Felipe Calderón afirmó que recuperará la seguridad pública y la legalidad ¿Usted le cree o no le cree?

Sí: 56.2%                              No: 30.3%                   No respondió: 13.5

 

Durante su sexenio, Felipe Calderón mandó a aplicar 1.368 cuestionarios que tuvieron un costo de 276 millones de pesos. Las encuestas fueron obtenidas mediante la Ley de Acceso a la Información después de ser desclasificadas al no haber motivos que sustentaran un mayor tiempo de reserva. También, la unidad de enlace de Presidencia entregó copia de las facturas de los contratos celebrados con ocho empresas de opinión pública.

El tema que siempre estuvo presente en las 40 mil preguntas hechas durante el sexenio, fue el de la guerra contra el narco. En los cuestionarios que aplicaron diversas firmas de opinión pública se cuestionó de todo: desde la aprehensión de la francesa Florence Cassez, el “michoacanazo”, la implementación del programa Todos Somos Juárez y el abatimiento del capo Arturo Beltrán Leyva, hasta los errores en la instrumentación de la estrategia, como el robo del cuerpo de “El Lazca”, líder de Los Zetas y la errónea captura de un supuesto hijo de El Chapo Guzmán.

Calderón recibía semanalmente un informe de los resultados más relevantes. Aunque en un principio la guerra contra el narco fue aprobada por la mayoría de los mexicanos, conforme pasó el tiempo la aceptación de los mexicanos a la estrategia de seguridad descendía.

En un cuestionario aplicado en 1.200 viviendas el 31 de mayo de 2007 por la empresa Opina se preguntó si la lucha frontal era la solución para reducir el crimen o si le apostaban al combate a la pobreza. Los ciudadanos optaban por la segunda opción.

-Algunas personas dicen que el crimen y la inseguridad son causados por malas personas que son criminales, por lo que la manera de reducir el crimen es aumentar el número de policías, aumentar su efectividad y la honestidad en los cuerpos policíacos, sentenciar a los criminales con largas condenas y construir más prisiones para mantenerlos fuera de las calles. Otras personas dicen que la manera de reducir el crimen es eliminar la pobreza, combatir  el desempleo y crear mayores oportunidades para la gente. ¿Con cuál de estas dos formas de pensar está usted más de acuerdo?

Más policía, más prisiones, sentencias más largas: 20.3%

Eliminar pobreza, desempleo y mayores oportunidades: 78.3%.

La decisión de continuar con la guerra también se sometió al tamiz ciudadano. En julio de 2011, cuatros años y medio después de declarar la guerra a los cárteles, se preguntó a los mexicanos sobre la viabilidad de la estrategia hasta entonces seguida por el gobierno federal.

-Desde su punto de vista, en la lucha contra el crimen organizado, ¿el Gobierno Federal debe seguir trabajando con la misma estrategia o debe cambiar su estrategia.

e2

***

En las preguntas hechas por las empresas contratadas por Presidencia siempre se cuestionó sobre el triunfo en la lucha anticrimen. En mayo de 2007, cinco meses después de que arrancó la guerra contra el narco, por primera vez se preguntó a los habitantes de Michoacán quién iba ganando: si el gobierno federal o el crimen organizado. El 75.3% de los michoacanos dijo que el gobierno.

Un año después del arranque de los operativos contra el crimen, la opinión se dividía. El 37.7% de la gente le daba el triunfo al crimen organizado y un 36.7% al gobierno calderonista. Pese a que la percepción de la gente era que la administración federal iba perdiendo la guerra, la aprobación de los operativos seguía siendo muy alta. El 84.6% de los ciudadanos aprobaban el despliegue militar y policiaco y sólo el 6.1% lo desaprobaba. Además el 57% creía que con las acciones realizadas por el gobierno federal disminuiría la inseguridad en el país, mientras que el 33.7% decía que no.

En otra encuesta de mayo de 2007, el 74% dijo que en aunque hubiera un desbordamiento incontrolado de violencia la lucha en contra del narcotráfico se debería seguir llevando a cabo hasta sus últimas consecuencias. Para 2011 el porcentaje era menor (66.7%).

***

El 28 de agosto de 2008, se evaluaría qué tanta confianza o desconfianza inspiraban las diversas instituciones de seguridad y de justicia. Los resultados serían diversos:

-¿Qué tanta confianza o desconfianza le inspira?:

La policía federal:

Mucha confianza 5.4%           Mucha desconfianza 27.8%

El Ejército:

Mucha confianza: 26.1%        Mucha desconfianza: 10.5%

La PGR

Mucha confianza: 5.6%          Mucha desconfianza: 25.4%

Unos meses después de que Presidencia tuviera en sus manos estas cifras que reflejaban la desconfianza de los ciudadanos en las instituciones de seguridad, el gobierno federal implementó la llamada Operación Limpieza, que buscaba depurar las corporaciones de agentes corruptos o coludidos con el narco.

El 20 de noviembre de 2008 se anunció la detención de un “pez gordo”: Noé Ramírez Mandujano, entonces titular de la SIEDO, el área de la Procuraduría General de la República que investiga la delincuencia organizada. El funcionario era acusado por un testigo protegido de recibir dinero del Cártel de Sinaloa.

Siete días después de la captura de Mandujano, el 27 de noviembre de 2008 Técnicos Encuestadores de Campo preguntarían sobre este hecho y sobre las diversas capturas de funcionarios y policías presuntamente coludidos con el narco.

-Recientemente el Gobierno Federal ha capturado a funcionarios y policías corruptos vinculados con el narcotráfico como parte de la “Operación Limpieza” ¿Usted aprueba o desaprueba estas acciones del Gobierno Federal?

Aprueba: 87.2%                      Desaprueba: 2.9%

– A partir de la detención del ex director de la SIEDO, ¿la opinión que usted tiene del presidente Felipe Calderón mejora o empeora?

Mejora: 27.4%                         Empeora: 8.2%

Los ciudadanos tenían confianza en la Operación Limpieza. Siete de cada diez creían que estas capturas ayudarían a combatir mejor el narcotráfico y el 65% veían en ellas un avance en el combate a la corrupción de las autoridades. Sin embargo, en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto quedó en evidencia el rotundo fracaso de la Operación Limpieza, al quedar en libertad Ramírez Mandujano y otros altos mandos capturados el sexenio pasado.

***

A dos años y medio de que iniciara la guerra contra el narcotráfico, en la opinión de los mexicanos los preceptos que la motivaron no se estaban cumpliendo. En una encuesta aplicada el 24 de junio de 2009 la mitad de los consultados consideraba que no se estaba evitando que la droga llegara a los niños y jóvenes. El 52.2% decía que la violencia en las calles no disminuía, el 53% creía que el consumo de drogas tampoco iba a la baja.

A tres años de iniciada la lucha contra el narcotráfico, sólo tres de cada diez mexicanos decían que la seguridad pública estaba mejor y apenas cuatro de cada diez creían que iba a mejorar.

En junio de 2010 la guerra contra el narco estaba perdida en la opinión pública. El 51.2% decía que el crimen organizado iba ganando y apenas el 23.6% le daba la victoria al gobierno de Calderón.

El 20 de septiembre de 2012, a unos 70 días de que acabara el sexenio de Felipe Calderón, Perspectiva preguntó por última vez quien iba ganando en la “lucha del gobierno federal en contra del crimen organizado”. El marcador cerró con números poco favorable para la administración panista: el 42.4% de los mexicanos le daba la victoria al crimen, y un 34.1% al gobierno.

e3

***

Antes de terminar su encargo Felipe Calderón mandaría a hacer una evaluación de su gobierno. El 58% dijo que el presidente no era responsable de las sesenta mil muertes ocurridas en su sexenio como consecuencia de la lucha contra el crimen  porque la mayoría de esas muertes fueron provocadas entre los delincuentes.

Las firmas de opinión también cuestionaron si el presidente hizo mal en emprender la lucha contra el crimen y si abrió un camino que habría que seguir en el futuro.

-Algunas personas dicen que el presidente Calderón desató la violencia que se vive en el país; otras personas dicen que las causas de esa violencia ya estaban antes de que iniciara su sexenio. ¿Usted qué opina?

El Presidente desató la violencia: 28.7%

La violencia ya estaba desde antes: 64.5%

Además, aunque un porcentaje mayor (37.2%) consideraba que comparada con un año atrás, la seguridad pública en esos momentos en el país era peor, los mexicanos tampoco perdían la fe: a unos días del inicio del nuevo gobierno el 34.8% pensaba que de esa fecha a un año la situación iba a estar mejor.

Rafael Giménez Valdés, coordinador de Opinión Pública con Felipe Calderón, aseguró que las encuestas sí fueron tomadas en cuenta por el gobierno federal para tomar decisiones de seguridad Muestra de ello es cuando se preguntó si debía haber un cambio en la estrategia gubernamental.

“Realmente el presidente sí tenía mucha sensibilidad de lo que los ciudadanos estaban diciendo, de ahí tomó la decisión de participar en el diálogo con Javier Sicilia; yo te diría entonces que sí fue influyente”, manifestó.

Desde años atrás la seguridad y la economía habían sido temas de gran preocupación para los mexicanos, y aunque Calderón quiso ser el presidente de la economía, relató, cuando la seguridad empezó hacer un gran inhibidor de eso, decidió abordar el problema de inseguridad.

“Una vez que el presidente tomó la decisión, nosotros como oficina decidimos investigar el tema, darle ese peso en las encuestas, porque vimos un énfasis en la decisión de gobierno, y nuestro deber era ayudar a comprender el fenómeno y ver que implicaciones iba a tener al gobierno esa decisión”, detalló.

 

***

LAS ENCUESTAS

En las encuestas también se midieron los errores en la instrumentación de la guerra contra el narco. Por ejemplo, la captura de Florence Cassez, la supuesta captura del hijo de El Chapo, el abatimiento de El Lazca, el Michoacanazo, y la captura y posterior libración de Jorge Hank Rhon.

16 de junio de 2011/ Perspectiva

¿Usted se enteró de que esta semana dos jueces ordenaron la liberación del empresario y ex alcalde de Tijuana, Jorge Hank Rhon?

Sí         65.3%

No       34.7%

Independientemente de su liberación, ¿usted cree que Jorge Hank Rhon es culpable del delito que se le acusa o cree que es inocente?

Es culpable:                 53.9%

No es culpable:            11.9%

EL 28 de junio de 2012/Perspectiva

El viernes la PGR aclaró que el joven detenido por la Secretaría de Marina NO es el hijo de “El Chapo” Guzmán. ¿Usted se enteró de esto o no?

Sí:        72.2%

No:      27.8%

A partir de la confusión sobre la identidad del hijo de “El Chapo”, ¿usted aprueba o desaprueba el trabajo del presidente Felipe Calderón en cuanto a la lucha contra el crimen?

Aprueba:         47%

Desaprueba:    25.9%

28 de mayo de 2009/MERCAEI

¿Usted se enteró de que esta semana la PGR realizó un operativo en Michoacán en el que capturó a diez presidentes municipales y a varios funcionarios del gobierno del estado, por presuntos vínculos con el crimen organizado, o no se enteró de esto?

Si:        74.4%

No:      25.6%

¿Usted se enteró de los reclamos del PRD a las autoridades federales por haber realizado el operativo sin dar aviso al gobernador de Michoacán, o no se enteró de los reclamos?

Si:        45.5%

No:      54.5%

Desde su punto de vista, ¿usted cree que las autoridades federales debieron dar aviso al gobernador de Michoacán del operativo que se iba a realizar o cree que estuvo bien que no le avisaran?

Debieron dar aviso:                             19.9%

Estuvo bien que no les avisaran:                     68.8%

11 de octubre de 2012/PERSPECTIVA

¿Usted se enteró de que esta semana la Marina informó que fue abatido Heriberto Lazcano alias “El Lazca”, líder fundador de “Los Zetas”, en un enfrentamiento con marinos o no se enteró de esto?

Sí:        72.4%

No:      27.6%

A partir de la información que usted ha visto o escuchado, ¿usted cree que se puede dar por muerto a Heriberto Lazcano alias “El Lazca” o no?

Sí         36.0

No       50.6

La Marina presentó las huellas digitales como prueba de que el cuerpo abatido es de Heriberto Lazcano. ¿Usted considera que esta prueba presentada por la Marina es suficiente para dar por muerto a Heriberto Lazcano o cree que no es suficiente?

Si:        36.5%

No:      54.5%

Por lo que usted sabe, ¿el abatimiento de “El Lazca” por parte de la Marina se dio por casualidad sin saber que se trataba de ese criminal o se trató de una operación planeada para capturar a ese criminal?

Por casualidad:                      45.6%

Fue una operación planeada:   38.7%

¿Usted cree que el hecho de que “El Lazca” haya sido abatido por la Marina durante un patrullaje sin haber tenido una operación planeada para capturar a ese criminal, ¿le da mérito a la Marina o le quita mérito?

Le da mérito                54.1%

Le quieta mérito:         35.2%

30. ¿Y usted se enteró de que un comando armado se robó el cuerpo abatido de “El Lazca”, de una funeraria en Coahuila o no se enteró?

Sí:        78.9%

No:      21.1%

Tomando en cuenta todo lo que hemos hablado, ¿usted cree que se puede dar por muerto a Heriberto Lazcano alias “El Lazca” o no?

Sí:        34.3

No:      52.6

¿Usted se enteró de que la semana pasada fue asesinado José Eduardo Moreira Rodríguez, hijo del ex gobernador de Coahuila Humberto Moreira y sobrino del actual Gobernador Rubén Moreira, o no se enteró de esto?

Si:        67%

No:      33%