Organización de JVM recibió millones del gobierno de Peña Nieto

Los operadores del programa para apoyo a migrantes no rinden cuentas de gastos operativos por casi nueve millones de dólares en 2015; especialistas critican montos declarados por esa organización 

POR: DULCE GONZÁLEZ/MEXICANOS CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA IMPUNIDAD

El programa Juntos Podemos, encabezado por la excandidata presidencial panista Josefina Vázquez Mota, no recibió 900 millones de pesos como lo mostraban los primeros documentos dados a conocer hace semanas por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

La bolsa de recursos públicos que el gobierno mexicano ha destinado a Juntos Podemos asciende a mil 36 millones 189 mil pesos –casi 60 millones de dólares–, fondos que se le entregaron en tres años: de 2014 a 2016.

Esa cantidad supera 5.4 veces el presupuesto programado en ese mismo periodo para el Instituto de Mexicanos en el Exterior (IME), instancia del gobierno mexicano que tiene a cuestas la misma tarea que dice enarbolar el programa del que Vázquez Mota es presidenta honoraria.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) obtuvo el monto total de los recursos públicos transferidos a la iniciativa de la exsecretaria de Educación Pública apenas el miércoles 23 de noviembre, en respuesta a varias solicitudes de acceso a la información enviadas a la Secretaría de Relaciones Exteriores  (SRE) en los primeros días octubre pasado.

La Cancillería entregó un archivo con 13 comprobantes en los cuales consta que el dinero fue transferido a dos de las organizaciones no gubernamentales asociadas a Juntos Podemos: Parents Alliance y AEM-USA Foundation.

Luego de que se publicara la investigación en octubre pasado, donde se revelaba que las actividades de Vázquez Mota en Estados Unidos eran financiadas con fondos gubernamentales, Parents Alliance y AEM-USA Foundation desplegaron en el sitio juntospodemos.mx información sobre el destino de esos fondos, incluida una lista de organizaciones que recibieron donativos surgidos, originalmente, del presupuesto de la secretaría de Relaciones Exteriores.

Entre los documentos dados a conocer en Juntospodemos.mx destaca, sin embargo, una relación de supuestos gastos operativos correspondientes al año 2015. Ahí se asegura que un total de 8 millones 732 mil dólares de los fondos recibidos del gobierno mexicano se destinaron a gastos operativos (como diseño del programa, supervisión del mismo, visitas de campo, etcétera), esa cantidad llamó la atención a especialistas consultados por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, sobre todo porque en ese listado no se aporta dato alguno sobre contratos, proveedores y/o entregables que justifiquen las cifras declaradas por Juntos Podemos.

A petición de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, tres especialistas, adscritos a organizaciones dedicadas a auditar el manejo de organizaciones caritativas en Estados Unidos y México, como son Charity Navigator, Critical Thinking Advocates y Pontis, analizaron el manejo del dinero reportado por la iniciativa representada por Vázquez Mota. Coincidieron en que no existe certeza sobre el destino final de esos recursos e hicieron otros cuestionamientos en torno a la falta de rendición de cuentas.

“Red Flags” (alerta roja) fue lo que concluyó la primera de esas instancias, Charity Navigator, organismo estadounidense que auditado a las más famosas organizaciones de caridad de Estados Unidos, como –por ejemplo– The Climate Reality Project,  encabezada por el excandidato presidencial Al Gore.

“Se trata de un modelo altamente cuestionable desde su diseño”, sentenció por separado Critical Thinking Advocates, dirigida por el especialista en rendición de cuentas Miguel Pulido.

Consultada vía correo electrónico, Patricia Herrera Garciadiego, de Pontis, con 22 años de trabajo con organizaciones de la sociedad civil (OSC) y proyectos sociales en México y Estados Unidos, respondió que “sorprende el gasto de los casi 9 millones de dólares destinados a rubros como diseño programático, supervisión y seguimiento, visitas de campo y diseminación, entre otros, que no se ven reflejados en resultados (ejemplo: la página web está incompleta y contiene varios enlaces rotos) y parecen ser excesivamente costosos en relación a lo que cobramos los consultores expertos en temas de proyectos sociales en México y Estados Unidos”.

 

CUESTIONARIOS SIN RESPUESTA

El pasado 4 de octubre Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad publicó una investigación periodística que fijaba en al menos 900 millones de pesos el dinero canalizado a Juntos Podemos por el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto. MCCI basó esa cifra en datos surgidos de una tarjeta informativa proporcionada por la Cancillería, así como de entrevistas a directivos, tanto de Juntos Podemos como de las organizaciones asociadas al programa de Vázquez Mota.

A través de solicitudes de información, se obtuvieron trece recibos de transferencias de la SRE a Parents Alliance y a AEM-USA Foundation, los organismos que sí están en capacidad de recibir donativos para Juntos Podemos; porque Juntos Podemos es solo el nombre del programa (y una marca registrada del mismo), mas no una organización per se.

Basada en ese tecnicismo, Vázquez Mota ha declarado a medios de comunicación que la organización que preside de manera honoraria no recibe dinero del gobierno. En efecto, los fondos gubernamentales, gestionados por Vázquez Mota y sus colaboradores ante la administración de Peña Nieto, son depositados a AEM USA Foundation y a Parents Alliance –como se detalla enseguida— y estas organizaciones, a su vez, financian las actividades de Juntos Podemos.

El primer recibo lo firma el Consulado General de México en Dallas, que entregó a Parents Alliance la suma de 3 millones 249 mil dólares para 2014. Hay otro de esa oficina por 10 millones 479 mil 397 dólares para 2015.

Otro recibo fue por un pago de 500 mil dólares — fechado el 10 de marzo del 2015 y emitido por la Embajada Mexicana de Washington D.C. y recibido por AEM-USA Foundation.

Dos más fueron otorgados por el IME a través del Consulado General de México en Nueva York por la cantidad de 60 mil 117 dólares y por 10 millones 877 mil 911 dólares, al representante y presidente de la organización AEM-USA Foundation, Eduardo Bravo Calderón.

Un depósito más de 2 millones 721 mil 992 dólares se realizó en julio del 2016 por parte del Consulado de México en Los Ángeles, sin embargo, no se especificó en el documento quién fue el receptor.

Otras tres aportaciones fueron efectuadas en 2015 por el Consulado General de México en Los Ángeles a la AEM-USA Foundation por las cantidades de 774 mil 839 mil dólares, 3 millones 298 mil 70 dólares y 6 millones 83 mil 650 dólares respectivamente.

El Consulado General de Laredo, Texas puso a disposición de Parents Alliance, Inc. las cantidades de 7 millones 509 mil 754 y 323 mil 482 dólares para 2016.

De igual forma, el Consulado General de México en Chicago cedió a la AEM-USA Foundation para el 2016, la cantidad total de 14 millones 89 mil 525 dólares.

En total los depósitos amparan 59 millones 967 mil 740 dólares, que en pesos (al cambio de las respectivas fechas de esas operaciones) ascienden a 1,036 millones 189 mil pesos.

Los cónsules de México en Chicago, Los Ángeles, Laredo, Dallas, Nueva York y Washington fueron quienes firmaron los recibos de las transferencias que alimentaron a Juntos Podemos.

cyik1evukaaoc8y

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad ha solicitado a la Secretaría de Relaciones Exteriores los comprobantes de gastos en torno a la iniciativa de Vázquez Mota al estar de por medio recursos públicos. Hasta el momento, la dependencia solo ha informado sobre el dinero inyectado al proyecto abanderado por la panista.

De igual forma, se solicitó a tres directivos de Juntos Podemos y a la oficina de Vázquez Mota información sobre lo que esa organización reporta como gastos operativos para 2015, montos estimados   –según sus propias cuentas- en 8 millones 732 mil dólares, alrededor de 144 millones de pesos del tipo de cambio de ese momento, cifra que representa el 41.3%  del total de recursos públicos que les fueron transferidos en ese año.

Juntos Podemos difunde en su página web que ese dinero público fue gastado en los siguientes rubros: diseño de programas, supervisión de programas, visitas de campo, administración y publicación de resultados, etcétera.

El pasado 3 de noviembre, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad envió correos electrónicos dirigidos a Herminio Rebollo (del equipo de Vázquez Mota), así como a  Emilio España, fundador y tesorero de AEM-USA, a  Jorge Santibáñez, director ejecutivo de Juntos Podemos, y a Eduardo Bravo, presidente de AEM-USA Foundation. A todos ellos se les  solicitaron copias de los recibos, facturas y/o los comprobantes de los proveedores contratados. Ninguno respondió.

A dos de ellos, Santibáñez y Emilio España, se les enviaron mensajes de whatsapp pidiéndoles atender el cuestionario. Tampoco hubo respuesta. El equipo de Vázquez Mota confirmó haber recibido las preguntas, sin embargo no las atendió.

Ante ello, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad viajó a San Antonio y  a Dallas, en Texas, para dejar en las oficinas de Juntos Podemos y AEM-USA Foundation el mismo cuestionario remitido por correo electrónico. En la primera ciudad la asistente de Eduardo Bravo, Montserrat Chávez, firmó de recibido.

 

GASTOS INEXPLICABLES

Leonie Giles, analista en jefe de Charity Navigator (www.charitynavigator.org), una reconocida organización estadounidense que se dedica a evaluar a fundaciones, revisó a petición de MCCI los reportes dados a conocer por Juntos Podemos en su sitio de internet.

Vía correo electrónico, y luego de que él mismo obtuviera en la oficina del fisco de Estados Unidos (Internal Revenue Service, IRS) más información sobre las cuentas de las organizaciones que soportan a Juntos Podemos –Parents Alliance y AEM USA Foundation–, Giles concluyó que los gastos de Juntos Podemos resultan extraños.

“Por decir lo menos, el reporte de los gastos es extraño. Ambos formatos 990 (un formato que se usa para pagar impuestos en EEUU) reportan importantes pagos a afiliados, pero no reportan -o si quiera mencionan- alguna otra organización afiliada. Eso, junto con el dato de que esas dos organizaciones comparten oficinas administrativas, encienden las alertas.”

Uno de los principales problemas –desde su perspectiva- es que no declaran y, más aún, ni siquiera mencionan los nombres de otras organizaciones con las que estén relacionadas a fin de hacer llegar el dinero directamente a los migrantes.

“No tienen políticas sobre conflicto de interés, ni tampoco sobre compensaciones a ejecutivos”, subrayó en el análisis enviado a Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad el pasado 1 de noviembre.

Charity Navigator ha estudiado el comportamiento financiero de múltiples organizaciones filantrópicas.  Cuando éstas transparentan el uso del dinero       –público y privado- han sido calificados con hasta cuatro estrellas.

The Climate Reality Project, dedicada al medio ambiente y fundada por el ex candidato presidencial estadounidense, Al Gore, obtuvo tres estrellas con una puntaje de 89.25 sobre 100.  En contraste con AEM-USA Foundation, que es uno de los pilares de Juntos Podemos, la organización del exvicepresidente de EEUU sí ha hecho públicos sus estados financieros auditables, sus políticas de conflicto de interés, un listado de compensaciones salariales de sus ejecutivos, una relación de sus miembros que reciben dinero y quiénes trabajan de manera voluntaria, etcétera.

En torno a Parents Alliance  –la otra asociación que ha sido utilizada para bajar los recursos públicos mexicanos al programa de Vázquez Mota–, a Charity Navigator le llamó la atención que esa organización en 2014 tan solo recibiera 66 mil dólares y, apenas un año más tarde, los fondos aumentaran a 12 millones de dólares.

 

MODELO OPACO

Miguel Pulido, director de Critical Thinking Advocates y exdirector de FUNDAR, encontró que Juntos Podemos no ha manejado de forma adecuada al menos una parte de los recursos públicos recibidos durante el año 2015.

En un reporte elaborado a solicitud de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, Pulido destacó que las organizaciones en las que está basado el programa para migrantes encabezado por Vázquez Mota han utilizado un modelo para allegarse de fondos “altamente cuestionable”, porque no muestran resultados ni comprueban que el dinero haya sido utilizado razonablemente.

“Comencemos por aclarar que navegan en territorio pantanoso. Se inscribe en una tendencia de trasladar recursos públicos al ámbito privado, en operaciones que hacen del gobierno un simple financista de proyectos personales. Esto no solo duplica las funciones de instituciones gubernamentales, coincide con un fenómeno de desfinanciamiento de lo público. El Gobierno le da menos dinero a las instituciones de gobierno y  más dinero a las privadas”, apuntó.

Para Miguel Pulido bajo el pretexto de apoyar buenas causas, las personas involucradas han gastado (directa o indirectamente) millonarias sumas de dinero público con reglas laxas y sin fiscalización.

Como es de suponer –concluyó- “esta tendencia no pone los recursos a disposición de cualquiera, son solo para el círculo cercano de los políticos. Pero si el origen del dinero es público ¿no deberían informar en detalle sobre el destino de los recursos?, más importante; ¿no deberían estas personas estar sujetas a las responsabilidades administrativas y legales que rigen el gasto público?”.

Por otro lado, Patricia Herrera Garciadiego, directora de Pontis (www.pontis.mx), señala -a título personal- que “el proyecto Juntos Podemos cuya misión de acuerdo a su sitio web es la de ‘contribuir a un mejor desarrollo de los mexicanos que viven en Estados Unidos y a una mejor vinculación con México’ (http://juntospodemos.mx/acerca/#_mision) necesita someterse a procesos formales de construcción de capacidades y fortalecimiento institucional que le permitan cumplir mejor con su misión.

“Aun cuando el proyecto es joven, por el monto de su presupuesto pertenecería al 5% de las organizaciones privilegiadas que operan con más de 10 millones de pesos, con lo cual en mi opinión deberían de existir mejores procesos de selección de proyectos, evaluación de resultados, prácticas de rendición de cuentas y transparencia.”