@rabiaytinta

En una carta dirigida al entonces Alcalde de Culiacán, Jesús Vizcarra Calderón, Francisco Labastida Gómez de la Torre soltó: “Por medio de la presente te quiero comunicar que renuncio al cargo honorario de Presidente del Patronato del Zoológico de Culiacán”.

La misiva está fechada al 15 de mayo de 2009. Las razones, dijo, fueron por una situación familiar que no le permitía dedicarle la atención suficiente a la encomienda que trata de mejorar las condiciones del Zoológico y de sus animales.

“Ya que me es indispensable disponer del mayor tiempo para atender a mis hijos, pues son lo más importante y valioso que tengo en la vida. Tomo esta decisión pensando precisamente en ellos y en su bienestar. Atentamente Lic. Francisco Labastida Gómez de la Torre”, se lee en la carta publicada en medios locales.

Siete meses después de la renuncia al patronato del zoológico, el hijo del ex candidato presidencial priista, Francisco Labastida Ochoa, obtuvo un permiso para importar desde Sudáfrica los vestigios de 13 animales exóticos, productos de la cacería de placer. El objetivo de esto no sólo es matar a las especies, sino obtener una parte de ellas como trofeos de caza y conservarlas, sea en las paredes de la sala de una vivienda, en la oficina, como tapetes, etc. Según su permiso, uno de los trofeos que Labastida Jr. debe de tener bien guardado es el de la piel de una Jirafa y sus cuatro patas.

Por medio de una solicitud de acceso a la información pública realizada por rabiaytinta, la número 0001600052515, se pudo constatar que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a través de la Subsecretaria de Gestión para la Protección Ambiental, le entregó a Labastida Jr. y/o a la empresa Trophymas, S.C. la autorización 26709 de importación definitiva de trofeos de caza. El permiso fue fechado al 8 de diciembre de 2009 en el Distrito Federal, con vigencia de 6 meses.

Te presentamos a continuación una serie de fotografías de estos animales que habrían sido cazados según el permiso del actual Secretario de Desarrollo Económico de Sinaloa. Es importante advertir que en ninguna de las imágenes aparece Francisco Labastida Gómez de la Torre. Se colocan en este texto únicamente como muestra de las especies cazadas como trofeos. Las imágenes fueron tomadas de sitios en internet.

La autorización (que se muestra al final del texto) detalla el nombre común y el científico del animal importado desde Sudáfrica, así como la especie, la extremidad mutilada y el número de piezas.

Labastida Jr. importó los restos de 13 animales: los cráneos, cuernos y copinas de un par de Impalas; el cráneo, los cuernos y la piel de dos Raficeros; la copina, la piel y las cuatro patas de una Jirafa; el cráneo, los cuernos, la copina, la piel y las patas de un Búfalo;  así como diversas partes de unos animales de nombre Niala, Cabo Acuático, Antílope Jeroglífico, Saltarrocas, Cebra, Blesbuck, y Duiquero.

NOMBRE

PARTE

CANTIDAD

Niala

Cráneo, cuernos y piel

1 trofeo

Impala

Cráneo, cuernos y copina

2 trofeos

Cobo Acuático

Cráneo, cuernos, copina y piel

1 trofeo

Antí­lope Jeroglífico

Cráneo, cuernos y piel

1 trofeo

Raficero

Cráneo, cuernos y piel

2 trofeos

Jirafa

Copina, piel y 4 patas

1 trofeo

Saltarrocas

Cráneo, cuernos y piel

1 trofeo

Cebra

Copina y piel

1 trofeo

Búfalo

Cráneo, cuernos, copina, piel y patas

1 trofeo

Blesbuck

Cráneo, cuernos, copina y piel

1 trofeo

Duiquero

Cráneo, cuernos y piel

1 trofeo

 

De acuerdo al sitio African Sky Hunting, los precios de los trofeos de caza en 2016, y que incluyen permisos en Sudáfrica, son los siguientes: Búfalo, 13 mil 250 dólares; Blesbock, 420 dólares; Jirafa, 3 mil 450 dólares; Impala, 420 dólares; Cebra, mil 490 dólares, entre otros. El sitio ofrece paquetes especiales de caza para padres e hijos.

En Sudáfrica la caza de múltiples animales es legal. A pesar de que esto le ha traído severas criticas al país de parte de organizaciones defensoras de animales, el gobierno defiende la actividad porque considera que le ayuda a la generación de empleos. Sólo en 2010 la muerte de animales por placer le dejó una derrama económica de 713 millones de dólares.

En 2014 un hecho indignó a la sociedad: un grupo de cazadores sedaron a un rinoceronte, le cortaron su cuerno y al hacerlo le desfiguraron el rostro: aquí el link; también surgió un grupo contrario llamado “Save the Rhino”, que se adelanta y corta cuidadósamene los cuernos de estos animales para evitar que sean muertos o desfigurados por cazadores de trofeos: link.

 

A los Labastida no se les da la protección del medio ambiente

Apenas en junio pasado el periódico sinaloense Noroeste denunció que el gobernador del estado, Mario López Valdez, promovió la mega inversión de una planta de amoniaco en  Topolobampo, municipio de Ahome, donde se pone en riesgo todo un ecosistema protegido con la categoría Ramsar. Del negocio fue gestor el despacho del ex candidato presidencial, Francisco Labastida Ochoa, y curiosamente su hijo, Francisco Labastida Gómez de la Torre, fue el operador como funcionario titular de Proyectos Estratégicos del Estado, y ahora como Secretario de Desarrollo Económico.

La zona impulsada por el clan Labastida ha generado críticas de ambientalistas porque saben que hay elementos para temer que pueden resultar dañados manglares y fauna local, como la tortuga prieta y una amplia variedad de aves, peces y crustáceos.

 

*** Se solicitó una entrevista con Francisco Labastida Gómez de la Torre, pero se dijo que volvía hasta la otra semana, a pesar de que ya son días laborales.

LabastidaJR1

LabastidaJR2