Un juez deja en libertad a Yecenia Armenta

Por @rabiaytinta

Yecenia Armenta Graciano fue torturada durante 15 horas para que confesara a las autoridades ministeriales que le pagó a un hombre para que asesinara a su esposo. Esa revelación, hecha bajo golpes y amenazas, era la única prueba que tenía la Fiscalía de Sinaloa para implicarla en el crimen.

“No hay más evidencias, sólo irregularidades: sus presuntos cómplices denunciaron malos tratos el primer día ante el juez, el presunto asesino nunca apareció, y videos y grabaciones de llamadas que, supuestamente, la inculpaban no figuran en el expediente”, escribió Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España el 18 de febrero en un artículo publicado en El País.

Pese a las irregularidades y a las recomendaciones hechas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos y el organismo a nivel nacional (CNDH), al Gobierno de Sinaloa, éste nunca se desistió de sus acusaciones.

Yecenia fue arrestada en julio de 2012 por policías estatales. Según el relato policial, ella le pagó a un hombre para que matara a su esposo Jesús Alfredo Cuen Ojeda, cuando salía de una cafetería. El hombre asesinado era director de deportes de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) y hermano de Héctor Melesio Cuen, candidato a gobernador en la pasada elección del 5 de junio. Este martes el Juzgado Quinto Penal absolvió a Armenta Graciano por irregularidades violatorias al debido proceso, justo dos días después de que Melesio Cuén perdiera la elección.

En el testimonio de la mujer recogido por Amnistía Internacional narra que fue violada, asfixiada y colgada de los pies para que “confesara” haber asesinado a su esposo. Desde entonces ha estado en una prisión de Culiacán.

“Yecenia es una de las miles de víctimas del malvado sistema de justicia mexicano que muy a menudo se basa en evidencia extraída bajo tortura u otros malos tratos para sentenciar a personas,” dijo Amnistía Internacional en un comunicado.

En una charla que sostuvo Esteban Beltrán con Marco Antonio Higuera, procurador de Sinaloa, admitió que ninguno de los cinco policías sospechosos de haber participado en la tortura a Yecenia había sido separado de su cargo.

En México la tortura es tan cotidiana, dice el directivo de Amnistía, que en una encuesta realizada por el organismo Internacional en 2014, un 64% de los mexicanos manifestaban temor a ser torturados si caían en manos de la policía.